23/5/15

VANESSA PLACE INC. Y LA POETICA MONGREL-NAFTA

"Archivo Hache" es mi columna semanal en el suplemento cultural Laberinto del diario mexicano Milenio. La columna de esta semana apareció el sábado 23 de mayo del 2015.

*** A translation into English can be found here: Venepoetics (Guillermo Parra) 



VANESSA PLACE INC. Y LA POETICA MONGREL-NAFTA

La poesía experimental gringa vive una crisis ética grave. Primero, en marzo, Kenneth Goldsmith, hizo un performance racista y desde entonces Internet está destruyendo al conceptualismo (y siguen cosas peores).

Este mayo Vanessa Place, co-protagonista conceptualista, con otro performance, plagió la escena, y donde antes estaba el cuerpo de Goldmith ahora está el suyo. 2015 pasará a la historia como el año en que el conceptualismo se suicidó por linchamiento.

Place opera por copy-paste in your face, escándalo e identidad-avatar aún más cínica y capitalista que la de Goldsmith.

Así se autodefine: “VanessaPlace Inc. es una corporación trans-nacional cuya única misión es diseñar y manufacturar objetos para satisfacer las necesidades poéticas del corazón, rostro y forma humanas” (http://vanessaplace.biz).

Para Place, “la poesía es un tipo de dinero”.

Recientemente fue designada como parte de un comité del poderoso congreso de la Asociación de Escritores y Programas de Escritura (AWP por sus siglas en inglés) en Los Ángeles-2016.

Y la semana pasada se lanzó una campaña contra Place, debido a un proyecto suyo que revive ofensas raciales. Ante la presión, la AWP decidió quitarle el cargo.

El principal beneficiado del golpe a Place fue la semi-anónima Coalición Mongrel, que impulsó la petición.

La Coalición Mongrel es un nuevo movimiento experimental, que pudo haber innovado, de no haber plagiado la misma violencia capitalista que ataca.

Dice provenir de minorías orgullosas de emplear medios y fines hegemónicos: forzar consenso mediante coerción. A los apoyas o te callas, o buscan eliminarte.

Un elemento tragicómico del triunfo anti-Place de este autodeclarado ¿“decolonialismo” por bullying? es que lanzaron su intensa campaña contra Place unos días después de que publicaron estereotipos xenofóbicos sobre México.

Y luego, ante los reclamos, amenazaron con “desaparecer” a quienes se opusieran (a sus métodos de apropiación del discurso decolonial para fines norteamericanos) y reiteraron que ellos podían decir todo lo que sientan o quieran.


Debido a que las redes de escritores experimentales blancos (consolidados o aspirantes) no quieren ser atacados por la Coalición Mongrel pasaron por alto su violencia xenofóbica.

Los Mongrels, a sabiendas de que su xenofobia y amenazas podrían afectar su carrera, usaron la campaña contra Place para terminar de borrar su episodio anti-mexicano.

Quizá fue innecesario: en Estados Unidos, las vidas mexicanas no importan. Son migrantes, vecinos o materia prima sub-humana.

Insultar, invisibilizar, amenazar, escupir sobre lo mexicano es un privilegio que los norteamericanos tienen, sin importar su color o posición.

Para ellos, lo mexicano es, una de dos: Nada o Nadie.

Esta semana la Coalición Mongrel ganó a Vanessa Place Inc. al mejor estilo Nafta. Sus Acciones están a la Alza.





16/5/15

POETAS GRINGOS, MONGRELS Y MEXICO


* I have written a text about this issue and a couple of others here: hyepez.blogspot.com

***

"Archivo Hache" es mi columna semanal en el suplemento cultural Laberinto del diario mexicano Milenio. La columna de esta semana apareció el 16 de mayo del 2015.

Poetas Gringos, Mongrels y México

Este 2015 apareció una nueva corriente de poesía experimental norteamericana, un surgimiento que recuerda a “Flarf” de principios de siglo.

El movimiento se autodenomina The Mongrel Coalition Against Gringpo (TMCAG), y aunque es anónimo, se le asocia con poetas emergentes como Lucas de Lima.

“Mongrel” en inglés se usa para los perros sin pedigrí o como burla contra alguien híbrido. “Gringpo” alude a poesía gringa dominante como el conceptualismo de Kenneth Goldsmith, su blanco favorito.

La Coalición Mongrel Contra Gringpo lanza comunicados vía gringpo.com, redes sociales y webs. Dicen buscar “decolonizar el canon”, que quizá significa tocar su puerta.

Y la puerta ya se abrió en la escena experimental, donde ya tienen apoyo (culpígena) entre much@s protagonist@s blanco@s.

El estilo de los Mongrels es violento. Y aunque sus objetivos favoritos son los conceptualistas blancos, recientemente atacaron (con caricaturización neocolonial) a un grupo de escritores mexicanos y españoles.

A principios de mayo el escritor Jorge Carrión (asociado a Generación Nocilla) publicó “Escrituras conceptuales: un panorama”. Goldsmith celebró la aparición del link (por extender su poder justo cuando se le señala por su apropiación racista del informe forense de un afroamericano muerto por la policía).

Los Mongrels identificaron el texto de Jorge Carrión como un intento de construir una genealogía hispánica pre y pro-conceptualista que cree una alianza transnacional entre el conceptualismo hegemónico (Goldsmith) y obras como las de Nocilla o Cristina Rivera Garza, que ya buscó esa alfombra roja en Los muertos indóciles. Necroescrituras y desapropiación (2013).

“En términos nacionales, seguramente sea en la literatura mexicana donde encontremos los ejemplos de poesía documental política más intensos de los últimos años”, escribió Jorge Carrión. Esto y el aplauso virtual de Goldsmith (más agua conceptual para su molino imperial) merecieron réplica de los Mongrels.

Escribieron “The Ultimate Conceptualist Anthology” satirizando lo mexicano como un recurso que se ofrenda a Goldsmith.

“MEXICO: YO TE OFREZCO COMO VOLUNTARIO.

“NO TENEMOS ACASO UN TRATADO DE LIBRE COMERCIO? HECHO.

“PORQUE ERES MI VECINO. DE ESTE MODO TÚ ME PUEDES LEER POEMAS DESDE TU VENTANA Y PODEMOS CONCEPTUALIZAR JUNTOS.

“CUÁL RACISMO? HEMOS ELEGIDO A MEXICO COMO TRIBUTO. HECHO.

Parodian a Goldsmith y también muestran cómo los propios Mongrels abusan de lo mexicano y lo sacrifican dentro de su búsqueda de risas fáciles.

Concuerdo con los Mongrels en su crítica contra el intento de entregar y anexar experimentalismos del sur global al retro-conceptualismo de Goldsmith; de hecho, aquí ya señalé eso hace años.

Pero, Señor@s Mongrels, México es una palabra sagrada.

No la abusen en sus peleas gringas. Si lo vuelven a hacer, los muertos vamos a ajusticiar a los Mongrels.

9/5/15

OCTAVIO PAZ: HOMENAJE Y PETRIFICACIÓN


"Archivo Hache" es mi columna en el suplemento cultural Laberinto de Milenio. Esta columna apareció publicada el sábado 9 de mayo del 2015.



OCTAVIO PAZ: HOMENAJE Y PETRIFICACIÓN

Ricardo Cayuela, director de Publicaciones en Conaculta y ex editor de Letras Libres, aceptó que el gobierno y los paceanos están arruinando a Octavio Paz.

Estas declaraciones las hizo Cayuela a Yanet Aguilar Sosa de El Universal el 27 y 28 de abril.

Según Cayuela, los homenajes del 2014 y 2015 convirtieron a Paz en un “monolito horripilante”. Dijo que se dejó llevar por la “inercia” y “al final del año del Centenario me miro en el espejo y no me reconozco”.

Cayuela no se refirió a un evento aislado sino a toda la serie de homenajes desde  Ciudad de México hasta Madrid.

“Ninguno había leído a Paz… simplemente eran campanadas del poder puestas en un engranaje que ya no se detenía”, dijo refiriéndose al foro de Buenos Aires.

Pero al día siguiente de esas declaraciones, Cayuela otra vez no quiso reconocerse en el espejo y buscó desdecirse.

Ahora decía: “fue un evento muy exitoso… Esa sería mi postura razonada y sensata y lo que realmente creo”.

Obviamente, Cayuela en la primera entrevista habló confesándose y en la segunda quiso borrarlo debido a la gravedad de verlo publicado.

Lo dicho por Cayuela no es desconocido. Ya lo habíamos dicho otros: Paz ya fue oficializado de un modo que él mismo (voluntariamente oficial) juzgaría contraproducente.

La admisión de Cayuela, como funcionario paceano, confirma lo que también ya hemos dicho: el grupo paceano está en grave crisis de credibilidad, incluso ante sí mismo.

¿Qué será de lo pacentrismo en el siglo XXI?

1. La creciente oficialización de Paz generó una última generación (nacidos entre los 60’s y los 70’s) que para insertarse en la República de las Letras debían ser (oportunistas) paceanos. Y apenas murió Paz, declinó su aura y Letras Libres se volvió cada vez más laxa, se fueron desmarcando para no hundirse con el barco. Algunos regresarán al pacentrismo cuando haya cheque o spotlight. Pero hasta ahí.

2. Los últimos paceanos morirán con Letras Libres. El grupo que trabajó con él será la última línea de defensa paceana. Su propio prestigio depende de mantener a Paz en un altar institucional o, al menos, en un pedestal biográfico. Ese grupo no tiene escapatoria: si lo siguen idolatrando, lo oficializarán aún más; y si revisan su valoración, facilitarán el desplome.

3. La obra de Paz retendrá su función de referencia cultural nacional. Pero tanto en Sudamérica, México y Estados Unidos, Paz terminará identificado como la Poética Perfecta del PRI.

4. Al ser ya su oficialización irreversible, la obra de Paz en el siglo XXI ha dejado de ser atractiva para más de un tipo de lector. Los más reactivos la desecharán sin haberla siquiera leído; y los más críticos no lo tendrán como referencia central. Paz se quedará para lectores mediocres. Sin crítica genuina, se fosilizará.

En el siglo XX, Paz fue un cacique intelectual petrificante; en el XXI, un escritor petrificado por el espejo de su propia dictablanda.




8/5/15

DICTADURA DE LA FORMA PERFECTA ...Y NARCOLITERATURA

Ha aparecido un segundo artículo mío sobre la narcoliteratura que más que ocuparse de las obras identificadas dentro de esa corriente, coloca el lente sobre los propios analistas: ¿qué motivó a críticos literarios y escritores mexicanos a pronunciarse tan tajantemente contra la "narcoliteratura"?

El artículos se titula "Dictadura de la forma perfecta: crítica canónica, narrativa contemporánea y desautorización de lo narcoliterario en México". Ha aparecido en Hispanic Journal (vol. 36, núm. 2, 2015).

(En un anterior artículo titulado "Nomos del Norte. Nuevas tendencias de la recepción de la narcoliteratura mexicana entre medios, academia y gobierno" mostré cómo un sector de la academia que estudia literatura mexicana en Estados Unidos se puede aliar con instituciones de gobierno mexicano, para seguir la lógica centralista y descalificar estéticas que salgan del gusto canónico. También mostré cómo ese discurso académico e institucional re-circula por Internet y otros medios alimentándose mutuamente mediante clichés y prejuicios. Los autores que discutí aquí fueron Vivian Mahieux, Oswaldo Zavala, Ignacio Sánchez Prado e instituciones como Tierra Adentro y sus redes electrónicas y distintos medios virtuales e impresos fuera y dentro de México).

En el segundo artículo que ha sido publicado, realicé un estudio complementario. Aquí lo que me propuse fue rastrear cómo se formaron los criterios de la crítica literaria mexicana que luego sirvieron para descalificar a la narcoliteratura.

Analizo la línea que va de José Luis Martínez y Emmanuel Carballo a Christopher Domínguez Michael y Rafael Lemus, para mostrar su continuidad ideológica dentro de una estética que se logró imponer a los propios narradores contemporáneos.

En el artículo discuto ideas y posturas no sólo de estos críticos sino de narradores como Álvaro Enrigue, Cristina Rivera-Garza, Rogelio Guedea, Yuri Herrera, Antonio Ortuño, Carlos Velázquez, Pablo Raphael y Valeria Luiselli.

En este par de artículos me ha interesado evidenciar que la reacción de académicos, críticos, periodistas y narradores contra la narcoliteratura, en realidad, obedece a la estética tradicionalista que no se ha ido y que, más bien, se ha fortalecido en este inicio de siglo.

Creo que este par de artículos plantean una crítica radical de la academia mexicanista y la literatura mexicana actuales. 

Quise hacer esta crítica desde la investigación y el análisis para mostrarlo de modo claro y contundente.

No espero que estos análisis sean comentados ni por la academia mexicanista ni por la literatura mexicana; sé, perfectamente, que deben ignorarlos para seguir funcionando como lo han hecho hasta ahora. 

Mi deber, sin embargo, consistió en dejar consignado por escrito qué ocurría en este inicio de siglo; dejar escrito y publicado qué era lo que estaba en juego, verdaderamente, a propósito de la llamada "narcoliteratura" y sus opositores.

* Mayores datos sobre estos dos artículos se pueden encontrar en mi cuenta de academia.edu 

2/5/15

EL PLOP DEL NEOLIBERALISMO ELECTRONICO

"Archivo Hache" es mi columna semanal en el suplemento sabatino cultural Laberinto del diario mexicano Milenio. Aquí el link de esta semana.


EL PLOP DEL NEOLIBERALISMO ELECTRONICO

El neoliberalismo electrónico es el gran ismo de las literaturas de inicios del siglo XXI.

Su efecto es convertir al autor en un selfie-entrepeneur (ego-emprendedor) en viral mercadotecnia de sí.

El libro ya es sólo parte de la publicidad. El verdadero producto es el escritor-mercancía.

La escritura pasó a la esquina y los selfies y pics, likes y comments son el centro de un intercambio de neo-capital selfinanciero y satisfacción instagramática acelerada.

La “muerte del autor” ha muerto; hoy vivimos la época del Autor como lifestyle (o estilística de vida) que nos informercializa cada una de sus reacciones, comidas, viajes, compras, entrevistas, amigos, eventos, listas y ocurrencias.

Al existir diaria y permanentemente en redes sociales, los escritores dejan de hacer obra. E intercambian renombre siguiéndose la corriente.

El problema clave de las redes sociales es que son plataformas y géneros estructurados para obtener popularidad.

Para ganar “seguidores”, el escritor se ve empujado a tener puntos de vista palomeables por su “comunidad” voyeur-clientelar. Cuando esta lógica se prolonga durante años, se produce un severo debilitamiento de los aspectos críticos con que contaba el escritor, pues para poder mantenerse dentro de Twitter o Facebook, ha tenido que gravitar hacia el más bajo denominador común de poses y textículos.

La literatura ha sido hecha por disidentes. Y ya no hay disidentes.

Escritores en aprietos caen en el consenso.

Las redes sociales homogenizan a los escritores. También mercado y gobierno. Por eso la crisis actual de la calidad literaria y el auge de los intelectuales light.

Antes se idealizaba al libro. Hoy se idealiza Internet.

E Internet es mayoritariamente porno. Y las redes sociales son la grafía del porno.

El neoliberalismo electrónico consiste en 24 horas continuas de especulación “literaria” basada en nombres no en textos; en apostar por carreras, no en construir una obra; en hacer menciones express, no lecturas reflexivas.

La literatura desaparece: no hacia algo más radical, como esperaron las vanguardias y contraculturas del siglo XX, sino que está transformándose en un mercado especulativo bursátil de subjetividades reactivas hipervinculadas.

Redes de escritor@s inflad@s publirrelacionándose entre sí.

Al convertirse en un sistema de especulación financiera, los escritores están ya sujetos a las leyes de este tipo de mercados neoliberales.

Ya hemos pasado del Boom (gran literatura absorbida por el mercado) al Crack (literatura de mediana calidad ofrecida a la especulación estado-mercantil).

Pero del Crack sigue el Plop: literatura de poca calidad usada para inflar redes de carreras insustanciales.

Y las propias leyes de estos mercados especulativos perfilan ahora el momento en que el reality check haga que toda la Bolsa Inflada de Valores Literarios reviente y estalle la burbuja: ¡PLOP!